Home » Blog » Desarrollando el hábito del ahorro

Desarrollando el hábito del ahorro

En general, a la mayoría de las personas les gustaría ahorrar más. Pero sin una planificación que te permita desarrollar este hábito, es muy fácil fracasar en el intento. Es por esto que en la entrega anterior del blog te recomendamos incorporar dentro de tu flujo de fondos personales una línea dedicada a planear tu ahorro.

¿Qué se entiende por ahorro?

En términos simples, por ahorro nos referimos a la porción de tus ingresos que reservás para utilizar en el futuro. Nos encantaría decirte que toda persona que se lo proponga puede hacerlo, pero sabemos que no siempre es así. Ciertamente es utópico pensar en ahorrar cuando tus ingresos no te permiten atender las necesidades más básicas. Y desafortunadamente esta es la realidad para muchas personas, como puede verse en un estudio sobre el ahorro en Uruguay realizado por la Cátedra SURA de Confianza Económica en 2017.

Entre la multiplicidad de datos que pueden extraerse de este informe, puede verse que algo más del 40% de los uruguayos decía tener capacidad de ahorro. ¿Pero sabés cuantos de los potenciales ahorristas respondían afirmativamente cuando se les consultaba si efectivamente lo habían hecho en el último mes? Apenas un 25%. Es decir que existe la predisposición, pero luego hay algo que falla.

¿Cómo desarrollar el hábito del ahorro?

Una acción probada que realmente contribuye a forjar este hábito, es que el primer pago del mes sea a vos mismo, siempre. Para que esa intención se vuelva una realidad, lo mejor es sacar ese dinero de tu radar apenas lo recibís. Por lo tanto, una vez te hayas realizado este pago, tenés que ser capaz de afrontar tu presupuesto mensual con el monto remanente de ingresos.   

El punto clave aquí es separar ese dinero, aunque más no sea apartándolo en un sobre si eso te sirve para arrancar. Configurar tu cuenta bancaria para que al comienzo de cada mes se transfiera automáticamente a una cuenta de ahorro puede ser un buen comienzo, pero existen otras alternativas.   

¿Cuánto debería ahorrar?

No hay un número mágico, depende de tus ingresos y de la etapa de la vida en la que te encuentres. Lo importante es comenzar, date permiso para ir despacio. Podés plantearte ahorrar determinando monto fijo todos los meses (el 10% de tus ingresos, por ejemplo) y luego un porcentaje mayor cuando recibís el aguinaldo.

Utilizá la información que te brinda tanto el presupuesto como el flujo de fondos que armaste para establecerte metas realistas. Si bien ahorrar a menudo puede significar hacer sacrificios y ajustes en tu presupuesto, marcarse objetivos demasiado ambiciosos puede ser contraproducente. Se puede asimilar con el proceso de quienes deciden cambiar su dieta buscando alimentarse de una manera más saludable. Cambios radicales, no sostenibles en el tiempo, no servirán de nada si lo que buscás es incorporar un nuevo hábito a tu vida.

¿Para qué debería ahorrar?

Te resultará más fácil incorporar este hábito si tu esfuerzo tiene una razón de ser, un por qué. Y seguramente se te ocurren millones de cosas para hacer con ese dinero. Pero entre los primeros usos que te recomendamos es destinarlo a la creación de un fondo de emergencia (o fondo salvavidas como preferimos llamarlo), tópico que trataremos en la próxima entrega del blog.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.