Home » Blog » ¿Qué son las criptomonedas?

¿Qué son las criptomonedas?

Las criptomonedas irrumpieron a nivel global en el 2008. En la década posterior, esta nueva clase de activo fue atravesando las fases típicas de todo novel mercado, procesando un natural descubrimiento de precios. Alzas y bajas de precios tan repentinas como aceleradas, momentos de euforia y de desesperación han sido la norma hasta el momento.

Pero una cosa está clara, las criptomonedas llegaron para quedarse. Y es un tema con demasiadas aristas. Veamos a continuación una primera aproximación, a cuenta de más en futuras entregas.

¿Qué es una criptomoneda?

Es una moneda digital o virtual protegida por criptografía, técnica de protección de datos y comunicaciones.

La mayoría de los archivos digitales -una foto, un audio, un texto- son fácilmente replicables. Crear una moneda digital, suponía generar un activo no copiable. Este desafío trajo consigo varios intentos fallidos de criptomonedas, experiencias que posibilitaron la existencia de las que conocemos actualmente.

El bitcoin, la primera criptomoneda exitosa

El concepto de criptomoneda fue mencionado por primera vez en 1998 por el ingeniero informático chino Wei Dai. Dai habló sobre el uso de la criptografía para crear y realizar transacciones de una nueva forma, sin la necesidad de una autoridad central.

Bitcoin (BTC), la criptomoneda más antigua y reconocida, es la primera versión exitosa de ese concepto. El bitcoin se introdujo por primera vez en 2009 a través de un documento escrito bajo el pseudónimo Satoshi Nakamoto. Si bien la identidad de Nakamoto es un misterio (no se sabe si se trata de una persona o un colectivo), su concepto de un sistema de pago digital, descentralizado y seguro comenzó a ganar fuerza desde entonces.

¿Cómo funcionan?

En base a una tecnología llamada cadena de datos (blockchain en inglés), un sistema de registro de transacciones de triple entrada. Cada vez que hay una transacción, el remitente, el destinatario y un tercero deben confirmarla. Todas las transacciones tienen una firma criptográfica única, que crea un registro fijo en la cadena de bloques. Cualquier transacción se puede ubicar en ese registro digital.

Las criptomonedas se almacenan en billeteras virtuales. Cuando hay una transacción, se realiza una transferencia de criptomonedas de una billetera a otra. Cada billetera cuenta con dos claves, una pública y otra privada. La clave pública se utiliza para generar la dirección que permite recibir las criptomonedas. La clave privada, junto con la billetera, posibilita la firma criptográfica que verifica las transacciones.

Aparte del bitcoin, existen miles de criptomonedas alternativas. Entre las de mayor capitalización destacan Ethereum (ETH), Cardano (ADA), y Solana (SOL).

Algo que caracteriza a gran parte de las criptomonedas es que son escasas, su cantidad está limitada. En el caso del BTC, la cantidad en circulación aumenta a medida que se validan transacciones. Pero este monto nunca superará los 21 millones (actualmente, noviembre de 2021, hay 18,9 millones en circulación). Por otro lado, la emisión de ETH se encuentra acotada a 18 millones por año, equivalente al 25% de la oferta inicial. En ambos casos, esta limitación crea escasez. Dicha escasez, junto al creciente interés por este tipo de activos, se encuentra detrás de la tendencia alcista que han tenido muchas de estas monedas este último tiempo.

¿Criptomonedas como oportunidad de inversión?

Si hay algo que caracteriza a las criptomonedas es su extrema volatilidad. Así como podés llegar a ganar mucho en muy poco tiempo, también lo podés perder.

Veamos un poco lo que ha pasado con el BTC para dar un contexto a la anterior afirmación. Su precio superó los USD 1.000 por primera vez en 2017, alcanzó un récord de más de USD 19.000 a fines de ese año, y luego se hundió a casi USD 3.000 un año después. Le llevó más de 3 años volver a superar ese máximo. Recién al final del 2020 registró uno nuevo, con un “rally” impresionante durante diciembre, período donde aumentó más de un 50% su valor (USD 18.871 el 1/12/2020, USD 28.990 el 31/12/2020). Su desempeño durante 2021 no hace más que verificar su aún extrema variabilidad. Si bien en este momento (noviembre 2021) está registrando nuevos máximos -superando por momentos los USD 70.000- entre abril y julio su valor retrocedió más de un 50%.

Dicho esto, algunos ven a las criptomonedas dentro de las llamadas inversiones alternativas. Sus rendimientos parecen no estar correlacionados con otras clases de activos, tienen dinámica propia. Por tanto, muchos inversores profesionales, inicialmente reacios, han comenzado a incorporar cantidades marginales a sus portafolios.

A nivel del inversor minorista, la historia es otra. Entre otras cosas, deberías preguntarte: ¿invertir en criptomonedas se adecúa a mis necesidades, tolerancia y capacidad de tomar riesgos? ¿voy a invertir (esto es, lo hago con una perspectiva de mediano y largo plazo) o estoy especulando? ¿cómo reaccionaría si su valor cae a la mitad en cuestión de días? La recomendación de los expertos para inversores informados y con capacidad de tomar riesgos, es no asignar más de un 5% de su portafolio en criptomonedas. Para la mayoría de los inversores minoristas, con menor capacidad de correr riesgos, no más de un 1%.

Al final, siempre será mejor arrepentirse de no haber invertido más, que arrepentirse de haber invertido demasiado…

Advertencia: Este artículo no constituye una recomendación de inversión. Invertir en criptomonedas es altamente riesgoso y especulativo.

Fuentes:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.